Ropa nueva para significados viejos

POSTED BY   Natalia
15/02/2016
Ropa nueva para significados viejos

Por Maite Fernández, coordinadora del Taller de traducción literaria del inglés.

traducción_literaria«En realidad, una palabra es más bien un proceso, y está siempre transformándose en otra distinta», John H. McWhorter

El estudio sobre las relaciones semánticas entre palabras en distintos idiomas nos muestra cómo la palabra es un vestido que con el tiempo se le queda grande, o pequeño, al concepto; que tan pronto parece elegante como se pasa de moda y hasta cae en lo ridículo; y que incluso a veces es desechado y pasa a manos de cualquier otro menesteroso significado en un momento de necesidad.

Últimamente estoy traduciendo un relato de Henry James de 1892 y me ha divertido ver en un texto tan corto cuántos ejemplos he podido encontrar. A los traductores nos vuelven locos los falsos amigos (esas palabras tan parecidas en su forma como distintas en su significado) y las palabras polisémicas, que a veces lo son por entero y a veces solo en parte, al desplegarse en múltiples acepciones que guardan aún entre sí alguna relación.

Pues bien, muchas de esas polisemias y falsos amigos hunden sus raíces en la etimología, la historia y la tradición. No quiero adentrarme en ello (ni sé lo suficiente como para hacerlo), pero os muestro algunos ejemplos a continuación.

  1. “What could you want better than my wife?” the Major inquired, with the comfortable candour that now prevailed between us.

Veamos ese “candour”. Según el diccionario monolingüe inglés, si bien su primera acepción es la de pureza y brillo asociada a la palabra latina de la que procede y que sería equivalente a la de “candor” en español, podemos ver que la primera acepción en inglés es hoy la de “franqueza”, algo que sin duda encaja mucho mejor en la frase en cuestión.

  1. They were not picturesque enough for the painters, and in those days there were not so many serious workers in black and white.

El suelo resbaladizo lo encontramos aquí en “picturesque,” que no parece tener mucho que ver con el significado que adquiere habitualmente “pintoresco” de peculiar, original, sino más bien con el sentido inicial de “extremadamente gráfico o vívido, capaz de crear imágenes mentales”, es decir, algo que despierta en el pintor el interés por plasmarlo en un cuadro. Ese sentido, en realidad, está recogido también en el DRAE, pero me temo que ha quedado sepultado por el peso del otro, mucho más banal.

  1. He had been absent from England for a year; he had been somewhere–I don’t remember where–to get a fresh eye. I was in a good deal of dread of any such organ, but we were old friends; he had been away for months and a sense of emptiness was creeping into my life. I hadn’t dodged a missile for a year.

Un ejemplo más. Creo que ninguno hoy nos atreveríamos a poner a ahí la palabra “misil”, porque todos pensaríamos en misiles balísticos rusos o americanos, y no en una simple pedrada (o en sentido figurado, una pulla, un dardo…), como indica su primera acepción en inglés (“objeto u arma arrojada a un objetivo, como por ejemplo una piedra, una bala, etc.”), de la que derivó luego la de arma militar autopropulsada.

  1. Such people as that, all convention and patent-leather, with ejaculations that stopped conversation, had no business in a studio.

Y uno más, sí, no os riais, sé lo que estáis pensando. Pero evidentemente, no era en eso en lo que estaba pensando Henry James cuando hablaba de ese estudio. Y si bien ese significado es también una acepción en inglés, me temo que aquí la palabra se refiere únicamente a esta otra: “exclamaciones repentinas y breves”.

No he tenido más remedio que salir de compras y buscarles ropa nueva a esos viejos significados, así el candor se ha convertido en franqueza, lo pintoresco en interesante, los misiles en dardos y las eyaculaciones, pues ya veis, se han quedado en simples salidas de tono.

Si eres lector de Fitzgerald, si  lo tuyo es el inglés y quieres aprender los rudimentos del oficio del traductor literario a la par que traduces un libro que publicará la editorial Traspiés, apúntate a la segunda edición de nuestro ya afamado Taller de traducción literaria.  Este año Fitgerald es el protagonista.
Para información y reserva de plazas, mándanos un email a info@billardeletras.com o llámanos al 91 532 40 64.

0

Natalia

You may also like

Curso de literatura de los países nórdicos
CURSO SOBRE LENGUA Y TRADUCCIÓN GASTRONÓMICAS
Curso de traducción médica para traductores literarios

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *