El gran Gatsby de Scott Fitgerald

POSTED BY   Natalia
22/10/2015
El gran Gatsby de Scott Fitgerald

El gran Gatsby de Scott Fitzgerald, por María López

el gran gatsbyEl gran Gatsby es la obra que, tras su muerte, le dio la fama a Francis Scott Fitzgerald. Es una novela formalmente perfecta (si es que tal cosa existe) que anticipa las corrientes literarias posteriores y que representa con maestría el ideario de la era del jazz y los presupuestos estéticos de la, mal llamada por Gertrude Stein, generación perdida.

El personaje de Gatsby, probablemente trasunto del propio Fitzgerald en más de un sentido, conforma uno de los caracteres más interesantes de la literatura norteamericana del siglo pasado, una suerte de farsante ostentoso que guarda misteriosamente el secreto de sus orígenes así como el de su fortuna, conseguida por medios que se insinúan en la novela moralmente dudosos.

Fitzgerald nunca tuvo interés en ser quien era (católico, de ascendencia irlandesa, clase media) y, siguiendo los pasos del autor, su personaje reniega de los condicionantes vitales que le han sido impuestos para inventarse una personalidad y un pasado acorde con el futuro que quiere construirse. Este hombre hecho a sí mismo era el modelo a seguir durante los felices años 20; en una América que también se reinventaba como potencia mundial capaz, de las más grandes hazañas y de las más terribles atrocidades, sus despreocupados habitantes se entregaban con desenfreno al alcohol, el charlestón y las flappers, con el nihilismo suicida que la Primera Guerra Mundial les había proporcionado. Igual que el propio Gatsby.

De la misma manera que el joven Fitzgerald movía los hilos de su destino para conseguir conquistar a la pizpireta Zelda, la belleza sureña y aristocrática que inspiró muchos de sus más canónicos personajes femeninos, su personaje Gatsby, construye un imperio de la nada, se regala una identidad fascinantey arrolladora que llega a pasar por encima de todo lo que le rodea, sobre todo de sí mismo, con el único fin de alcanzar su objetivo: la conquista de la chica de oro, de esas mujeres de pelo a lo garçon y “voces llenas de dinero”, que habían logrado liberarse de la moral victoriana y eran adalides de una conducta sexual hasta entonces solo reservada a los hombres.

Sin embargo, lo interesante de esta novela, lo que la hace una obra maestra es la perspectiva del narrador, un joven poco avezado en las lides del engaño y de la sofisticación, un aprendiz de escritor dotado de una cierta lucidez, que nos transmite, de manera fragmentaria, salpicada de digresiones, analepsis y prolepsis, su visión de Gatsby. La gradación en la presentación del personaje y el caleidoscópico juego de los puntos de vista terminan por desmontar el mito y presentarnos, en última instancia, a un personaje casi quijotesco, patético hacedor del American Dream, un segundo antes de despertar.

Si eres lector de Fitgerald, si  lo tuyo es el inglés y quieres aprender los rudimentos del oficio del traductor literario a la par que traduces un libro que publicará la editorial Traspiés, apúntate a la segunda edición de nuestro ya afamado Taller de traducción literaria.  Este año Fitgerald es el protagonista.
Para información y reserva de plazas, mándanos un email a info@billardeletras.com o llámanos al 91 532 40 64.

0

Natalia

You may also like

ANATOMÍA SENSIBLE de ANDRÉS NEUMAN
Punto de control de David Albahari
Cuestionario del “NO”. Entrevista a 7 escritores: aquello que les cuesta confesar

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *